10 Consejos para Escribir Ficción

Nunca abras un libro con el tiempo

Si sólo se trata de crear una atmósfera, y no de la reacción de un personaje ante el tiempo, no conviene extenderse demasiado. El lector es propenso a hojear hacia adelante en busca de personas. Hay excepciones. Si eres Barry López, que tiene más formas que un esquimal de describir el hielo y la nieve en su libro Sueños árticos, puedes hacer todos los informes meteorológicos que quieras.

¡Visita esta página si deseas maquetación profesional de libros!

Evite los prólogos

Pueden ser molestos, especialmente un prólogo que sigue a una introducción que viene después de un prólogo. Pero éstos se encuentran normalmente en la no ficción. En una novela, el prólogo es una historia de fondo, y puedes incluirlo donde quieras.

Hay un prólogo en El dulce jueves de John Steinbeck, pero no pasa nada porque un personaje del libro aclara lo que son mis reglas. Dice: “Me gusta que se hable mucho en un libro y no me gusta que nadie me diga cómo es el tipo que habla. Quiero averiguar cómo es por su forma de hablar”.

La línea de diálogo pertenece al personaje; el verbo es el escritor metiendo las narices. Pero “dijo” es mucho menos intrusivo que “refunfuñó”, “jadeó”, “advirtió”, “mintió”. Una vez me di cuenta de que Mary McCarthy terminaba una línea de diálogo con “aseveró” y tuve que dejar de leer e ir al diccionario.

Nunca utilices un adverbio para modificar el verbo “dijo”

Utilizar un adverbio de esta manera (o de casi cualquier manera) es un pecado mortal. El escritor se expone ahora en serio, utilizando una palabra que distrae y puede interrumpir el ritmo del intercambio. Un personaje de uno de mis libros cuenta que solía escribir romances históricos “llenos de violaciones y adverbios”.

Mantén los signos de exclamación bajo control.

No se permiten más de dos o tres por cada 100.000 palabras de prosa. Si tienes la habilidad de jugar con las exclamaciones como lo hace Tom Wolfe, puedes lanzarlas a puñados.

Nunca utilices las palabras “de repente” o “se desató el infierno”

Esta regla no requiere explicación. He observado que los escritores que utilizan “de repente” tienden a ejercer menos control en la aplicación de los signos de exclamación.

Utiliza el dialecto regional, el patois, con moderación

Una vez que empieces a deletrear fonéticamente las palabras del diálogo y a cargar la página con apóstrofes, no podrás parar. Fíjate en el modo en que Annie Proulx capta el sabor de las voces de Wyoming en su libro de relatos Close Range.

Evite las descripciones detalladas de los personajes

En “Colinas como elefantes blancos”, de Ernest Hemingway, ¿qué aspecto tienen “el americano y la chica que le acompaña”? “Ella se había quitado el sombrero y lo había puesto sobre la mesa”. Esa es la única referencia a una descripción física en el relato.

No entres en grandes detalles describiendo lugares y cosas

No quieres descripciones que paralicen la acción, el flujo de la historia.

Intenta dejar fuera la parte que los lectores tienden a saltarse

Piensa en lo que te saltas al leer una novela: los párrafos gruesos de prosa que puedes ver que tienen demasiadas palabras.

Leave a Reply