5 Consejos para Estudiar Mejor

Las buenas técnicas de estudio son ahora más importantes que nunca, y la ciencia señala las que realmente funcionan. Cuando era adolescente, solía subrayar los libros con rotuladores. «Se suponía que los colores me decían cosas diferentes». Más tarde, recuerdo, «no tenía ni idea de lo que se suponía que significaban esos textos resaltados». ¡Recuerda que puedes obtener el mejor Material Educativo para estudiar mejor!

También tomaba muchas notas mientras leía. Pero a menudo «sólo copiaba las palabras o las cambiaba de sitio». Ese trabajo tampoco ayudó mucho, dice ahora. En efecto, «era sólo para practicar mi caligrafía».

Nadie me enseñó a estudiar. La universidad se hizo más difícil, así que trabajó para encontrar mejores técnicas de estudio. Durante más de 100 años, los psicólogos han investigado qué hábitos de estudio funcionan mejor. Algunos consejos sirven para casi todas las asignaturas. Ponte a prueba, en lugar de limitarte a releer el material. Otras tácticas funcionan mejor para determinados tipos de clases. Esto incluye cosas como el uso de gráficos o la mezcla de lo que estudias.

Aquí tienes 5 consejos para modificar tus hábitos de estudio.

 Espaciar el estudio

Sigue pensando que es una buena idea estudiar el día antes de un examen importante. Pero las investigaciones demuestran que es una mala idea concentrar todo el estudio en ese día. En su lugar, hay que espaciar las sesiones de estudio.

En un experimento realizado en 2009, los estudiantes universitarios estudiaron palabras de vocabulario con tarjetas de memoria. Algunos estudiantes estudiaron todas las palabras en sesiones espaciadas durante cuatro días. Otros estudiaron lotes más pequeños de palabras en sesiones masivas, cada una de ellas en un solo día. Ambos grupos dedicaron el mismo tiempo en total. Pero las pruebas demostraron que el primer grupo aprendió mejor las palabras.

Se compara nuestra memoria con el agua de un cubo que tiene una pequeña fuga. Si se intenta rellenar el cubo mientras está lleno, no se puede añadir mucha más agua. Deja pasar un tiempo entre las sesiones de estudio, y puede que parte del material gotee de tu memoria. Pero entonces podrás reaprenderlo y aprender más en tu próxima sesión de estudio. Y lo recordarás mejor, la próxima vez, apunta.

Practica, practica, practica

Los músicos practican sus instrumentos. Los atletas practican sus habilidades deportivas. Lo mismo debería ocurrir con el aprendizaje.

Si quieres ser capaz de recordar información, lo mejor que puedes hacer es practicar. En un estudio de 2013, los estudiantes realizaron pruebas de práctica durante varias semanas. En el examen final, obtuvieron una nota media de más de una letra mejor que los estudiantes que habían estudiado de la forma habitual.

En un estudio realizado unos años antes, los estudiantes universitarios leyeron material y luego hicieron pruebas de recuerdo. Algunos hicieron sólo una prueba. Otros hicieron varias pruebas con breves descansos de varios minutos entre ellas. El segundo grupo recordaba mejor el material una semana después.

No te limites a releer libros y apuntes

En un estudio de 2009, algunos estudiantes universitarios leyeron un texto dos veces. Otros leyeron un texto sólo una vez. Ambos grupos realizaron un examen justo después de la lectura. Los resultados de las pruebas diferían poco entre estos grupos.

Con demasiada frecuencia, cuando los estudiantes releen el material, es superficial. Releer es como mirar la respuesta de un rompecabezas, en lugar de hacerlo uno mismo, dice. Parece que tiene sentido. Pero hasta que no lo intentas por ti mismo, no sabes realmente si lo entiendes.

En un estudio de 2010, se compararon los resultados de los exámenes de los estudiantes que releían el material con los de otros dos grupos. Un grupo escribió preguntas sobre el material. El otro grupo respondió a las preguntas de otra persona. Los que respondieron a las preguntas obtuvieron mejores resultados. Los que se limitaron a releer el material obtuvieron peores resultados.

Ponte a prueba

Esta práctica de recuperación puede ayudar a casi todo el mundo. Esta investigación incluyó a estudiantes universitarios con un problema de atención conocido como TDAH. Son las siglas de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. En general, la recuperación ayudó por igual a los estudiantes con TDAH y a los que no tenían el trastorno.

Crea una baraja de tarjetas de memoria cada vez que aprendas información nueva. Pon las preguntas en una cara y las respuestas en la otra. Los amigos pueden incluso interrogarse por teléfono. Intenta preguntarte a ti mismo como lo hace el profesor.

Los profesores suelen profundizar. No se limitan a pedir definiciones. A menudo, los profesores piden a los alumnos que comparen y contrasten ideas. Eso requiere un pensamiento crítico.

Los errores están bien, siempre que se aprenda de ellos

Si no averiguas cuál es la respuesta, en cierto modo estás perdiendo el tiempo. Por otro lado, comprobar las respuestas puede hacer que tu tiempo de estudio sea más eficiente. Así puedes centrarte en lo que más ayuda necesitas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.