5 formas de ahorrar al comprar una casa

La idea de ahorrar para el pago inicial de una vivienda puede ser una perspectiva abrumadora para los que compran una casa por primera vez. El truco es ir paso a paso y no desanimarse. He aquí ocho consejos que pueden ayudarle a ahorrar y a acercarse un poco más a la compra de una casa que le encantará; post relacionad: requisitos para comprar una casa.

Conozca su presupuesto

El primer paso para ahorrar para el pago inicial de una vivienda es saber cuánto puede pagar por ella. La cantidad de dinero que necesitará para el pago inicial variará en función de su situación personal y del precio de compra de su nueva vivienda. Investigue el rango de precios del tipo de vivienda que está buscando. Para ello, visite los sitios web inmobiliarios para ver el valor de las viviendas en los barrios que le interesan.

Puede optar a programas de préstamos que requieren desde un 2 por ciento de pago inicial hasta un 20 por ciento, en función del precio de compra de la vivienda. Ahora, el 5 por ciento puede parecer la mejor opción, pero recuerde que la compra de una casa es un acto de equilibrio. Cuanto mayor sea el pago inicial, menor será la cuota mensual de la hipoteca que disfrutará. Los programas que exigen menos del 20 por ciento de pago inicial también suelen tener costes y tasas de cierre más elevados -seguro hipotecario privado (PMI), por ejemplo- o un tipo de interés más alto. También debe tener en cuenta que un pago inicial inferior al 20 por ciento suele requerir que se añadan primas de PMI a sus pagos mensuales.

Independientemente de lo que le resulte cómodo, un 5 por ciento o un 20 por ciento de «no sé» es un objetivo difícil de alcanzar, por lo que es mejor trabajar hacia atrás a partir del precio de compra de las viviendas que más le interesan.

Entienda sus gastos y calcule su relación deuda-ingresos

Analice sus ingresos mensuales brutos y la parte que destina actualmente a las facturas y los gastos habituales (préstamos estudiantiles, pagos del coche, deudas de tarjetas de crédito). Hacer un seguimiento de tus gastos anotándolos es una buena manera de ver a qué se destina tu dinero cada mes.

En general, los gastos de la vivienda (es decir, el pago de la hipoteca, los impuestos sobre la propiedad y el seguro de la vivienda) deberían representar aproximadamente un tercio de tus ingresos mensuales. Sin embargo, eso no tiene en cuenta las responsabilidades financieras específicas de cada persona, así que asegúrese de que examina todos sus gastos mensuales antes de decidir cuánto puede destinar a los pagos de la hipoteca. Cuando un prestamista evalúa su capacidad para devolver un préstamo hipotecario, sumará los pagos mensuales de sus deudas y los gastos de la vivienda, y dividirá el total entre sus ingresos brutos mensuales. Esta cifra no debería ser superior al 40% e, idealmente, incluso inferior.

¿No sabes por dónde empezar? No te preocupes. Hay muchas herramientas en línea diseñadas para ayudar a los compradores de vivienda a calcular esta cifra. Tenemos algunas que puedes utilizar aquí mismo.

Establece un objetivo

Una vez que tengas un presupuesto estimado para tu futura casa, calcula las cantidades mínimas y máximas del pago inicial y márcate un objetivo razonable y alcanzable. Fija una cantidad que quieras ahorrar para el pago inicial e incluye un plazo, como por ejemplo: «Quiero ahorrar 8.000 dólares para las próximas Navidades».

Reevaluar las facturas actuales

Mientras revisaba sus gastos mensuales, ¿notó alguna factura que le pareciera más alta de lo que debería? Una buena manera de ahorrar para el pago inicial de su primera vivienda es encontrar lugares donde pueda limitar los gastos innecesarios sin perder servicios.

¿A qué nos referimos? Un gasto innecesario podría ser algo como ese paquete de cable adicional, o la membresía del gimnasio que no ha usado en seis meses. Esos los puedes recortar de inmediato. Pero también hay cosas como una factura de teléfono elevada, o incluso el seguro del coche: los necesita, pero quizá no tenga que pagar tanto por ellos.

Llama a tus proveedores y averigua si hay descuentos disponibles o servicios que puedas combinar o que no necesites y que puedan reducir tus pagos mensuales. Si los pagos son innecesariamente elevados, busque un poco y vea si puede encontrar tarifas más bajas, sin sacrificar la cobertura.

La clave para que este sea un paso exitoso hacia el ahorro para el pago inicial es tomar esos gastos ahorrados y canalizarlos directamente a su cuenta de ahorros. Eso nos lleva a nuestro siguiente consejo.

Establezca depósitos o transferencias automáticas

Una de las formas más sencillas de ahorrar dinero es apartarlo en un lugar donde no esté disponible para el gasto. Si su empresa ofrece el servicio de depósito directo, debería poder enviar parte de cada cheque de pago directamente a su cuenta de ahorros. Si no es así, comprueba si tu banco tiene la opción de hacer transferencias automáticas, y haz una transferencia mensual permanente a tu cuenta de ahorros en la que ni siquiera tengas que pensar. ¡No puedes echarlo de menos si no estaba ahí para gastarlo en primer lugar!