¿Cuándo merece la pena pedir un préstamo rápido?

Antes, cuando querías pedir un préstamo o un crédito, tenías que llevar al banco una documentación muy extensa y prepararte para una larga espera hasta que se contemplara tu solicitud. Por suerte, los tiempos ha cambiado. Ahora pedir un préstamo con condiciones atractivas no lleva más de unos minutos.

¿Qué son los préstamos exprés?

Los préstamos rápidos son préstamos de un importe de dinero relativamente bajo a corto plazo. Normalmente, el plazo de devolución de los préstamos exprés es de 30 días, aunque te encontrarás con alguna oferta con un plazo más extenso. El importe del préstamo suele oscilar entre los 100 y los miles de euros.

A menudo, el único requisito que has de cumplir para solicitar el préstamo es ser mayor de edad, aunque algunas empresas requieren que el prestatario tenga al menos 20 años. En estos casos, para pedir préstamos rápidos online solo necesitas presentar tu carné de identidad. 

¿Para quién están indicados los préstamos exprés?

El préstamo exprés ha de ser, principalmente, una herramienta que te permita mantener tu estabilidad financiera. Siempre hay momentos en la vida de todo el mundo en los que nos falla la liquidez. Por ejemplo, puede que te afecte un recorte de plantilla, no te entren encargos durante unos meses de autónomo o tengas un accidente que el seguro no te cubra. 

Los préstamos rápidos también pueden ser una buena solución si aparece una oferta irrechazable. Antes de recibir la nómina, puede ser complicado aunar fondos para comprar un nuevo electrodoméstico, o una oferta de último minuto de una agencia de viajes. Todas estas situaciones son el momento indicado para pedir un préstamo exprés.

Si pides préstamos rápidos, ahorras tiempo

Para solicitar el préstamo no necesitas acudir a la sucursal del prestamista. Puedes realizar todos los trámites por internet, y el dinero que solicites se enviará por transferencia a tu cuenta bancaria. Además, los préstamos rápidos se distinguen por su rapidísimo proceso de verificación. Con algunas empresas, no tendrás que esperar más de unos minutos por la aprobación de la solicitud. Además, puedes presentarla en cualquier momento, cualquier día de la semana.

El préstamo rápido puede ser barato

Este tipo de préstamos a corto plazo pueden ser baratos, sobre todo si recurres a los servicios de un prestamista por primera vez. En esas situaciones, puedes conseguir un servicio gratuito. No todas las empresas ofrecen esta opción, aunque es una solución bastante popular. Si el préstamo es gratuito, quiere decir que si pides 700 euros, tendrás que devolver la misma cantidad, sin intereses.

Lógicamente, para aprovechar esta promoción, debes devolver el préstamo en el plazo estipulado. De lo contrario, tendrás que hacer frente a penalizaciones.  Para saber si el dinero que te ofrecen es gratis, fíjate en la TAE, es decir, la tasa anual equivalente. En este índice se incluyen todos los costes del préstamo, como los intereses, las comisiones, los márgenes y los seguros. Si la TAE es de 0 %, puedes estar seguro de que el servicio será gratuito.

Leave a Reply