La Inmortalidad en la Ciencia

Rate this post

La telomerasa, aunque promete inmortalidad, desafortunadamente tiene un lado malo: es la clave para la multiplicación cancerosa. Es lo que permite que las células se multipliquen de forma incontrolada en el cuerpo. Es activo en más del 80% de los tumores de todos los orígenes, mientras que no es detectable en los tejidos sanos correspondientes1.

¿Cómo no imaginar el riesgo para el cuerpo si todas las células tuvieran esta capacidad? Porque es precisamente la combinación de la expresión de la telomerasa con ciertos factores cancerígenos (como ciertos virus) lo que confiere un fenotipo maligno a las células normales2. En el cáncer, por lo tanto, se busca el efecto contrario, es decir, bloquear la actividad de esta telomerasa. Por lo tanto, el problema sería encontrar el equilibrio adecuado en su uso permitiendo una extensión de la vida celular sin que, sin embargo, conduzca a cáncer u otra degeneración celular.

¿La langosta como modelo?

Este equilibrio puede tener que buscarse en el lado de un organismo muy inusual: la langosta. ¡Este crustáceo nunca muere de viejo! Los más viejos son tan vigorosos como los más jóvenes, gracias a su alta tasa de telomerasa. Un modelo de estudio entre muchos otros para los científicos que están redoblando sus esfuerzos para desvelar el secreto de la inmortalidad.

En noviembre de 2010, la publicación por la Facultad de Medicina de Harvard de un artículo impresionante que explicaba que la senescencia de los mamíferos se había invertido por primera vez causó sensación. Se demostró que la activación de la telomerasa conduce al rejuvenecimiento de las células cerebrales, los bazos y los órganos reproductores. La edad biológica de los ratones de 80 años (a escala humana) se ha reducido a la de los adultos jóvenes.

Además, para su gran alivio, los ratones tratados con la enzima no tenían una incidencia más alta de cáncer que los controles. Más recientemente, un equipo de investigadores ha demostrado que el TA-65, una molécula natural derivada del astrágalo, activa ligeramente la telomerasa en ratones, alargando así los telómeros que son demasiado cortos. Este producto, aunque no tiene ninguna garantía sobre la salud humana, ha sido incluso puesto en el mercado!

La calidad de vida también juega un papel importante

Desde entonces, otros estudios se han sumado a nuestro conocimiento sobre el tema. Un estudio piloto publicado en The Lancet Oncology encontró que mejorar su estilo de vida ayuda a retardar el envejecimiento celular al extender los telómeros3. Esta misma correlación ha sido encontrada por investigadores suecos de la Universidad de Umeå4. Según los resultados de su trabajo, el estrés juega un papel fundamental en la longitud de los telómeros.

Cuanto más estresada esté una persona, menor será la longitud de sus telómeros. Resultados que están totalmente en desacuerdo con el determinismo genético, el cual ha sido indisoluble por mucho tiempo. Hoy podemos afirmar que nuestras experiencias y acciones conforman la expresión de nuestros genes. Algo para enfriar un poco la idea de la inmortalidad a pedido……

¿Inmortalidad o inmoralidad?

Si la inmortalidad no parece estar a nuestro alcance, la extensión de la esperanza de vida es algo natural. Así que hoy, la cuestión ya no es si podemos vivir más tiempo, sino si queremos hacerlo. Porque si es el sueño de la humanidad, no es seguro que sea beneficioso para la especie. Los científicos de la Universidad de San Pablo creen que esto sería una desventaja genética, un factor que llevaría a la derrota en la competencia interespecífica5. En otras palabras, si los “inmortales” tuvieran que vivir en competencia con los “mortales”, a largo plazo los primeros desaparecerían.

Para llegar a esta conclusión, desarrollaron un simulador que modela la competencia entre dos poblaciones: una población normal cuyos miembros envejecen y mueren, y una población inmortal cuyos representantes sólo mueren bajo la influencia de factores externos, es decir, asesinatos, enfermedades, accidentes y cambios antropogénicos. Todas las simulaciones mostraron que los inmortales estaban condenados a la extinción.

De hecho, el envejecimiento del organismo puede ser considerado como un resultado de la evolución que asegura la supervivencia del hombre como especie. A medida que avanza la evolución, los cambios y mutaciones ayudan a cada generación subsiguiente a adaptarse mejor a las nuevas condiciones externas. Y, precisamente, ¿no merecen estas generaciones siguientes tener una vida decente en un momento en que los recursos parecen estar disminuyendo? ¿Hasta dónde puede llegar el hombre en su irascible búsqueda de poder?