Tips para pasar una entrevista de trabajo en una empresa de telemercadeo

¿Te pones nervioso antes de una entrevista de trabajo para una empresa de telemercadeo? Mucha gente lo hace, y no es difícil saber por qué: cuanto más te importa conseguir el trabajo, más te estresas por cómo irá la entrevista.

Si no has hecho muchas entrevistas de trabajo en el pasado, la incertidumbre sólo aumentará tu nerviosismo. Pero si sigues las mejores prácticas, aumentarás tu confianza, te sentirás más cómodo respondiendo a las preguntas y aumentarás drásticamente tus posibilidades de tener una entrevista de trabajo con éxito, sobre todo en una empresa de telemercadeo. A continuación, te ofrecemos consejos para tener éxito la próxima vez (y todas las veces).

Siddhartha Group

Ten en cuenta que en Siddhartha Group se resalta la importancia de escuchar en el telemarketing, es por ello que dicha habilidad de saber escuchar es muy bien valorada en el sector del telemercadeo, y es algo que debes hacer notar entre tu repertorio de virtudes, al momento de ser entrevistado.

Investiga

Investiga siempre sobre una empresa antes de acudir a una entrevista. ¿No sería una pena que te contrataran sólo para descubrir que no quieres trabajar allí? Como mínimo, busca información sobre la empresa y el puesto de trabajo, y haz una búsqueda en Google de noticias actuales sobre la empresa.

Algunos datos importantes que debes buscar son los últimos proyectos que está llevando a cabo la empresa, su estabilidad financiera y el trato que da a sus empleados.

En cuanto al puesto de trabajo, busca información que te ayude a ser más convincente sobre cómo encajarías. Busca en LinkedIn a antiguos y actuales empleados que hayan tenido ese trabajo y pregúntales sobre él. Si esto no es posible, revisa el anuncio de empleo y haz una lista de tus logros relevantes. Estos servirán como puntos de conversación durante la entrevista.

Prepara historias para contar

Parte del éxito de una entrevista de trabajo radica en tu capacidad para promocionar tus experiencias y habilidades en relación con el puesto descrito, y una buena forma de hacerlo es contar historias que ilustren tus experiencias y éxitos con esas habilidades.

Las historias te hacen atractivo, te permiten mostrar tu personalidad y demuestran también buenas habilidades de comunicación.

La descripción del puesto, combinada con tu investigación, debería indicarte qué habilidades concretas valora más el empresario para el puesto. Con esto en mente, refresca tu memoria de las historias que mejor muestren tus cualificaciones.

Reúne tus preguntas

Un clásico de los reclutadores es la parte de la entrevista en la que se preguntan en voz alta si tienes alguna pregunta para ellos, y tú simplemente respondes «no». Eso puede ser un gran golpe en tu contra.

El hecho de tener preguntas demuestra el interés que realmente tienes por el puesto y también puede demostrar que has hecho los deberes y que se te debe tomar en serio. Prepara una lista de preguntas que te gustaría que te respondieran, no pasa nada por consultar tu lista de preguntas durante la entrevista.

Vístete para triunfar

Aunque tus habilidades y experiencia deben valer por sí mismas, para tener una entrevista de trabajo exitosa, empieza por tu vestimenta. Vístete un nivel por encima del puesto que buscas. No se trata de trajes y conjuntos caros, sino de dar una buena imagen y llevar ropa limpia y que te siente bien.

Si no estás seguro del código de vestimenta de la empresa en la que vas a realizar la entrevista, acércate al reclutador y pregúntale. Una vez que tengas una idea general, asegúrate de elegir algo que te haga sentir seguro.

Decide lo que vas a llevar la noche anterior para no tener prisa en el último momento. Dispón tu ropa y asegúrate de que todo está limpio y planchado.

Lleva lo que necesitas

Aunque hayas enviado tu currículum por correo electrónico a la empresa, lleva copias en papel para que tú y tu entrevistador podáis consultarlas. También es una buena idea tener copias en papel de tu lista de referencias en caso de que te las pidan. Éstas deben estar siempre en una hoja de papel aparte, no en tu currículum.

Lleve un portafolio de trabajo con pruebas de sus habilidades y logros. Su recopilación reforzará tu confianza y refrescará tu memoria, mientras que tenerlo en la entrevista reforzará tu credibilidad y facilitará la narración de tus historias.

Si te preguntan por una nota baja, un cambio de trabajo repentino o un punto débil en tu historial, no te pongas a la defensiva. Céntrate en los hechos (brevemente) para destacar lo que has aprendido de la experiencia. Y no hables mal de nadie en ningún momento. Eso sólo deja un mal sabor de boca.

Cuida tu lenguaje corporal

Lo que no dices puede ser tan importante como lo que dices en las entrevistas de trabajo. Entender y maximizar tus no verbales -sonrisa, contacto visual, apretón de manos, postura y demás- te ayudará a tener éxito en la entrevista.

Sea realista

Hable con claridad y entusiasmo sobre sus experiencias y habilidades. Debe estar orgulloso de sus logros. Sea profesional, pero deje que su personalidad brille. Los empresarios tienden a contratar a personas que les gustan. No tenga miedo a las pausas cortas. Puede que a veces necesites unos segundos para formular las respuestas, y eso está bien.

Sellar el trato

Cuando ambas partes hayan terminado con sus preguntas y la entrevista haya concluido, agradece a tus entrevistadores el tiempo que te han dedicado y pregúntales cuándo puedes esperar volver a saber de ellos y cuál es la mejor manera de hacer un seguimiento (que debes anotar inmediatamente).