Vida de Santa Escolástica

El 10 de febrero, la Iglesia Católica recuerda a Santa Escolástica, una monja que era hermana gemela de San Benito, el “padre del monaquismo” en Europa Occidental.

Los hermanos nacieron alrededor de 480 en una familia de la nobleza romana en Nursia, Italia. Escolástica parece haberse dedicado a Dios desde su más temprana juventud, ya que el relato de la vida de Benedicto XVI por el Papa Gregorio Magno menciona que su hermana fue “dedicada desde su infancia a Nuestro Señor”.

Practica el rezo con fervor y mucha fe, sobre todo esta oración a San Cono https://oracionesasantos.review/oracion-a-san-cono/

Vida de Santa Escolástica

La madre de los gemelos murió al nacer. Cuando Benedicto tuvo la edad suficiente, dejó su casa para estudiar en Roma, dejando a Escolástica con su padre para cuidar la hacienda nursiana. Con el tiempo, Benedicto dejó sus estudios para vivir primero como ermitaño y luego como cabeza de una comunidad de monjes en Italia.

Cuando Escolástica se enteró de la total dedicación de su hermano al Señor, estaba decidida a seguir su ejemplo. No es seguro que se hiciera monja inmediatamente, pero se supone que vivió durante algún tiempo en una comunidad de vírgenes piadosas. Algunos biógrafos creen que finalmente fundó un monasterio de monjas allí.

Vida de Santa Escolástica en resumen

Las comunidades de hermanos y hermanas estaban a unas cinco millas de distancia. San Benito parece haber dirigido a su hermana y a sus monjas, muy probablemente en la práctica de la misma regla por la que vivían sus propios monjes.

A diferencia de su hermano, Santa Escolástica nunca fue objeto de una biografía formal. Como tal, poco se sabe de su vida, aparte de su compromiso con la vida religiosa, que era paralelo al de su hermano. El Papa Gregorio escribió que Escolástica solía venir una vez al año a visitar a Benedicto, en una casa situada a medio camino entre las dos comunidades.

El biógrafo de San Benito relató una historia que frecuentemente se cuenta sobre la última visita entre los hermanos. Pasaron el tiempo como de costumbre en oración y conversación piadosa – después de lo cual Escolástica le rogó a su hermano que se quedara por la noche, pero él se negó.

Vida de Santa Escolástica para niños

Entonces ella unió sus manos, las puso sobre la mesa e inclinó su cabeza sobre ellas en súplica a Dios. Cuando ella levantó la cabeza de la mesa, inmediatamente se levantó tal tormenta que ni Benedicto ni sus compañeros monjes pudieron salir.

“Viendo que no podía volver a su abadía a causa de estos truenos y relámpagos y de la gran abundancia de lluvia -escribió el papa Gregorio-, el hombre de Dios se entristeció y comenzó a quejarse a su hermana, diciendo: “Que Dios te perdone, ¿qué has hecho?”.

Vida de Santa Escolástica en PDF

“Quería que te quedaras y no me escuchaste”, respondió ella. “Le he pedido a nuestro buen Señor, y me ha concedido mi petición, así que si aún puedes irte, en el nombre de Dios, vuelve a tu monasterio, y déjame aquí sola.”” San Benito no tuvo otra opción que quedarse y hablar con su hermana toda la noche sobre asuntos espirituales, incluyendo el reino de los cielos, del que pronto se marcharía.

Tres días más tarde en el año 543, en una visión, Benedicto vio el alma de su hermana, separada de su cuerpo y a semejanza de una paloma, ascender al cielo. Se regocijó con himnos y alabanzas, dando gracias a Dios. Sus monjes llevaron su cuerpo a su monasterio y lo enterraron en la tumba que él mismo se había provisto. San Benito la siguió poco después, y fue enterrado en la misma tumba con su hermana.